El sapo de vientre de fuego oriental (Bombina orientalis). Experiencias en terrario.

Bombina orientalis. Foto: L.A. Dawson

La familia Bombinotoridae

En Europa y Asia se conocen hasta seis especies de la familia Bombinotoridae, incluida en un principio en Discoglossidae por la ausencia de lengua móvil, pero desgajada posteriormente por las grandes diferencias morfológicas y de comportamiento entre ambas familias. Además de las bombinas, en esta familia se incluyen los Barbourula, los sapillos de la jungla.

La clasificación taxonómica de las Bombinas es:

  • Orden: Anura
  • Familia: Bombinatoridae
  • Género: Bombina
  • Especies: Sapillo de vientre de fuego (Bombina bombina) Linnaeus, 1761
  • Epecies: Sapillo de vientre amarillo (Bombina variegata) Linnaeus, 1758
  • Especies: Sapillo de vientre de fuego de Guangxi (Bombina fortinuptialis) Tian & Wu, 1978
  • Especies: Sapillo de vientre de fuego gigante (Bombina maxima) Boulenger, 1905
  • Especies: Sapillo de vientre de fuego de Yubei (Bombina microdeladigitoria) Liu, Hu & Yang, 1960
  • Especies: Sapillo de vientre de fuego oriental Fire-bellied Toad (Bombina orientalis) Boulenger, 1890
Bombina bombina 2 Marek Szczepanek 300x198 El sapo de vientre de fuego oriental (Bombina orientalis). Experiencias en terrario.

Bombina bombina. foto: Marek Szczepanek

Bombina orientalis 300x225 El sapo de vientre de fuego oriental (Bombina orientalis). Experiencias en terrario.

Bombina orientalis. Foto: L.A. Dawson

 

 

Descripción

El sapo de vientre de fuego oriental (Bombina orientalis) es fácilmente reconocible por su vientre rojo o anaranjado, moteado en negro. El cuerpo es habitualmente verde intenso, aunque no es difícil encontrar ejemplares casi marrones. También se ha criado últimamente en algunas fases, como albina y leucística. Su tamaño ronda los 5 cm.

Su aspecto es el que se puede esperar de un sapo, con una piel llena de verrugas y espinas córneas, y el vientre liso. Como adaptación a su vida casi totalmente acuática, las extremidades son palmeadas.

Se le puede encontrar en zonas boscosas con cauces fluviales del sur de China, Tailandia, cubriendo sudeste asiático hasta Corea. Es por tanto una especie de zonas más o menos cálidas.

No debe ser confundido con la forma nominal, Bombina bombina, que también se encuentra disponible en los comercios, cuya distribución va desde los Balcanes a al lejano oriente. Su tamaño no llega a los 4 cm y prefiere ambientes mucho más fríos que la Bombina orientalis. Su piel está cubierta de tubérculos y espinas córneas y su color es marrón, siendo su cabeza más picuda que cualquiera de las otras especies. Como en todas las Bombinas, solamente las patas traseras están palmeadas, peor al igual que la B. orientalis, su vientre es de color rojo salpicado de manchas negras.

En ambas especies se observa que el color rojo del vientre es muy desvaído, al contrario de lo que ocurre con los animales salvajes. La dieta de éstos animales en la naturaleza incluye larvas rojas de mosquito, Daphnia, y ciertos crustáceos, ricos en cantaxantina, el caroteno que proporciona el color rojo que caracteriza el vientre de estas especies, que no generan naturalmente. Obviamente, las mantenidas con grillos en terrario pierden este color.

La Bombina variegata se encuentra también en ocasiones. La distribución de esta especie es enteramente europea, desde Francia hacia el este, siendo su vientre entre amarillo limón y anaranjado, con manchas negras o no dependiendo de la subespecie.

Tabla adaptada de Marc Staniszewski (http://www.amphibian.co.uk)
Subespecie Distribución Descripción
Bombina variegata variegata Europa occidental hasta 4cm, dorso negro, al sudeste del norte de los Balcanes, vientre negro y amarillo.
Bombina v.kolombatovici En diversos puntos de Dalmacia La mayor subespecie, que alcanza 5cm. El dorso tiende a ser gris claro.
El vientre a veces tiene tonalidad azulada.
Bombina v.scabra Sur de los Balcanes3 – 4 cm. Vientre más negro que otras subespecies, más moteado que manchado. A veces presenta hasta tubérculos espinosos.
Bombina v.pachypus Italia, hasta el norte de Sicilia4 – 4,5 cm. El vientre puede ser totalmente amarillo, sin manchas.

Las especies chinas rara vez se ven, la Bombina maxima alcanza los 6,5 cm y parece una versión grande de la B. variegata, excepto por su vientre rojo y sus tubérculos dorsales, más similares a los de los bufónidos que a los propios de las Bombinas.

De las otras especies hay muy poca información disponible y no se crían para la terrarofilia.

Aunque más tarde hablaremos de su comportamiento, el rojo en el mundo animal significa una amenaza, aunque más como estrategia evolutiva, dado que estos sapos son inofensivos. El animal, al sentirse amenazado, se arquea enseñado los laterales del vientre, en una postura conocida como “Unkenrefkex”. Si la amenaza va más allá, directamente la Bombina intenta mostrar el vientre.

Requerimientos de Bombina orientalis

Estos sapos son duros y longevos, con lo cual vivirán bastante incluso en condiciones decidídamente inadecuadas para ellos. Pero el objetivo es que se sientan lo más cómodos posible.

De entrada, un grupo bastante numeroso hará que su desarrollo sea el ideal , así que se debería juntar unos 6 o 12 individuos en un terrario bien plantado, de unos 100 L de volumen, con una parte seca de la mitad a dos tercios, con un acceso a ser posible en definición a la zona acuática. En la zona terrestre debe colocarse un punto de calor, o bien con una bombilla incandescente tipo spot a unos 20 cm, de 40 o 60 W dependiendo si es verano o invierno, o bien una placa cerámica si el acuaterrario es de grandes dimensiones. La parte terrestre debería ser de tierra de jardín no tratada, sin abonos de ninguna clase, con una zona húmeda de Sphagnum. Unas hojas secas de plátano o arce harán también las veces de escondite, así como placas de corcho o ramas. Por descontado, hay que cuidar la disposición para que los sapos no se queden enganchados en ningún sitio. También hay que colocar un termocalentador para unos 50 L, eligiendo preferiblemente una esquina.

La ventilación es muy importante, por lo que el terrario debe tener varias rejillas que permitan el paso del aire. La temperatura ambiente debería estar entre los 20 y los 25 grados, al igual que el agua, que debe estar entre 18 y 25. Esto no es así siempre para todas las especies. La Bombina bombina y la Bombina variegata soportan temperaturas bastante más frías, y no toleran temperaturas excesivamente elevadas. Una temperatura de seguridad son unos 24-25ºC, puesto que muchos comercios ofrecen otras Bombinas como Bombina orientalis.

La parte acuática debe estar inexcusablemente cubierta de plantas acuáticas. La Egeria densa se adapta de maravilla a las condiciones requeridas de temperatura por esta especie. Además, es una planta que acumula calcio, por lo que en cierto modo ayuda a reducir la dureza relativa del agua. El musgo de java (Vesicularia dubyana) o la lenteja de agua (Lemma minor) ayudan también a crear un ambiente adecuado para estas especies. Además, la presencia de plantas superiores evita en cierta extensión la aparición de plantas inferiores (algas).

Un terrario plantado necesita iluminación adecuada para animales y plantas. con lo cual hay que combinar la iluminación con dos fluorescentes diferentes. Aunque el aficionado medio prefiere dar luz UVB a los animales y olvida en cierto modo a las plantas, si tenemos la posibilidad es siempre mejor poner además un tubo tipo Gro-Lux. La luz UVB será suficiente con un 2.0.

El agua tiene que estar muy bien filtrada. Los sapos generan muchos residuos, que comprometen la oxigenación y el equilibrio químico del agua. Es conveniente colocar un filtro externo, de etapas, con carbón activo, si se quiere no demasiado grande, el que se pondría en un acuario de unos 50 L. También se puede usar un filtro interno, pero estos suelen generar demasiada corriente, y es posible que las Bombinas se quedasen atrapadas en él. El sistema de reparto de agua a través de varias salidas de un único tubo permite no crear fuertes corrientes. Aún así, un cambio de agua semanal de un tercio del volumen debería ser lo habitual, y cada mes y medio uno total.

Hay que añadir que el sapo de vientre de fuego es bastante sensible al cloro del agua, por lo que deberíamos dejar reposar el agua previamente al cambio.

La parte terrestre debe ser pulverizada frecuentemente para mantener la humedad. Aquí nuestro gran aliado será el musgo Sphagnum. No obstante, el punto caliente tenderá a secarse con facilidad, por lo que conviene estar atentos para que no ocurra esto.

La Bombina orientalis, en contra de lo que se suele decir, no hiberna en su medio natural, es un animal proveniente de zonas tropicales y subtropicales. Lo cual no quiere decir que si la obligamos a hibernar no lo haga, aunque en un terrario esto no tiene demasiado sentido. Si se mantienen en un estanque al exterior, si. Las otras especies, Bombina bombina y Bombina variegata si lo hacen e incluso es imperativo si queremos reproducirlas. Esa hibernación debería tener lugar durante un mes a unos 5ºC. Se entiende que los animales deben haber acumulado suficientes reservas para iniciar el proceso, y se bajará la temperatura de los animales de forma gradual, durante un mínimo una semana, hasta unos 16ºC. Pasado ese tiempo, se trasladan los sapos a un recipiente con musgo Sphagnum húmedo donde se enterrarán. Tras un mínimo de un mes y un máximo de tres, se trasladan de nuevo al acuario, con una temperatura entre 16 y 18ºC subiendo la temperatura un grado diario hasta los 25-26ºC, aumentando a la vez el fotoperiodo a unas 10
horas diarias de iluminación.

Alimentación

Las Bombinas, en principio, solamente aceptan alimento vivo. En cautividad aceptan grillos, gusanos de la harina, lombrices, cochinillas, gusano de la miel… sin embargo, algunos criadores ofrecen carne o crías de ratón troceadas con unas pinzas, imitando el movimiento de una presa. Los insectos deberían ser lo más variados posibles y de vez en cuando suplementados con alguna clase de vitaminas para reptiles.

El color rojo del vientre de estos animales es resultado del aporte de pigmentos naturales presentes en las presas que ingieren, por lo que ese aporte de caroteno debe hacerse en forma de preparados caseros o comerciales. Existen diversos productos para aumentar el color de los reptiles, habitualmente vendidos para canarios de factor rojo, como el beta-caroteno, carophil y cantaxantina, que se venden en muchas pajarerías. Es suficiente espolvorear una pequeña cantidad sobre los grillos, o mejor aun, sobre su comida. Otros criadores prefieren suministrar krill congelado, que hay que administrar con pinzas, o larvas rojas de quironómidos.

Cría de la Bombina orientalis

La cría es un proceso muy sencillo, más incluso para Bombina orientalis. Las otras especies necesitan un periodo de hibernación de seis semanas para estimular los mecanismos de reproducción, mientras que la especie tropical necesita una pequeña bajada de temperatura por espacio de un par de semanas, manteniendo el agua a unos 18ºC y apagando la bombilla calefactora.

El mejor momento para hacerlo es el mes de enero o febrero. A mitad de mayo comienza la época de apareamientos y para estimularla, nada mejor que un cambio total de agua. Los machos comenzarán a flotar con las extremidades extendidas, emitiendo un sonido muy característico, sonando como una especie canto de autillo durante unos diez segundos. Otras especies emiten sonidos más similares a lo que se puede esperar de una rana. Al final de la tarde, efecto que podemos simular apagando uno de los 2 fluorescentes, el macho se acoplará con la hembra, tomándola en la posición conocida como “amplexus lumbar”, por la cintura. Ese amplexus lumbar no es fácil de lograr, y las Bombinas necesitan unas condiciones muy particulares para esegurarse el éxito. Unos 10 cm (20 para B. maxima) de profundidad como máximo, mucha vegetación y un spot dirigido al punto dentro de la zona acuática donde se realizará el apareamiento asegurará el éxito. Esto se cumple también para otras especies de Bombina, a excepción de la B. bombina. Marc Staniszewski comenta en su Web que la Bombina bombina necesita algo más de profundidad del agua y una zona de sol y sombra antes que un punto de iluminación directa, con muchas plantas sumergidas.

Aunque los machos tienen unas potentes almohadillas nupciales, unas callosidades que sirven para agarrar a las hembras, las no receptivas escapan con facilidad, y los machos tienden, en esta situación, a aparearse son cualquier cosa de la que puedan agarrarse, generándose situaciones realmente cómicas. También es común que intenten aparearse con otros machos. No se sabe si las hembras son selectivas con los machos, o los machos necesitan el estímulo de la competencia. Pero se ha demostrado que una relación de 2 ó 3 machos por hembra asegura en bastante extensión el éxito reproductivo.

La puesta se realiza en pequeñas masas de entre 10 y 25 huevos, realizándose entre tres y cinco puestas, dando unos de 100 a 125 huevos en total, en la zona cálida donde se habían apareado. Es conveniente trasladar los huevos a un acuario no calefactado, sin sustrato, con agua muy bien oxigenada, para lo que podemos introducir un difusor conectado a una bomba a baja potencia, donde permanecerán unos 8 o 10 días hasta que los huevos eclosionan. En ese momento, los renacuajos medirán unos 5 o 6 mm. Se pegarán a alguna superficie hasta absorber sus sacos vitelinos, por lo que es conveniente dejar algunos guijarros grandes en el fondo del acuario. Pasado ese tiempo, se les debe alimentar, principalmente con escamas para peces de acuario y carne cruda, cortada a trozos muy pequeños. Las lombrices trituradas se pueden usar también con la ventaja de que preservarán bastante bien la calidad del agua. Nada de vísceras, que la pudrirán con rapidez. De todas formas, el agua debe ser cambiada muy a menudo, cada dos días la mitad, ya que los renacuajos generan muchos residuos.

Los renacuajos de Bombina tienen un órgano muy característico, el espiráculo, una especie de proyección que sale del abdomen. Es a partir de las seis semanas donde, con unos 4 cm, a partir de este espiráculo comienza la formación de los pulmones, a la vez que empiezan a crecer los miembros traseros. Es cuando empezarán a acercarse a respirar a la superficie.

A partir de las ocho o nueve semanas hay que andar con mucho cuidado, hay que bajar el nivel del agua y poner lugares donde los sapos puedan salir al completar su metamorfosis. Si no es así, podrían ahogarse. Como en la mayoría de las ranas y sapos, aún quedara una cola remanente, que tardará unos días en desaparecer. También empezarán a mostrar su característico vientre rojo. El sapillo medirá entonces unos 1,2 cm. Algunos autores prefieren dejarlos entonces en fiambreras con papel de cocina mojado, alimentándolos a base de microgrillos y Drosophilas. Pasado un mes, las ranas habrán alcanzado 1,5 cm y podrán ser trasladados de nuevo al acuario. Nunca con sus padres, que son reconocidos caníbales. Recordemos que si no alimentamos a los animales con alimentos ricos en caroteno, su vientre no pasará nunca de un naranja claro.

La madurez se alcanza entre el año y medio y los dos años, pudiendo alcanzar los 12 años de vida.

Comportamiento

Las Bombinas en general son bastante dóciles, y pasarán bastante tiempo asoleándose en la zona seca. Ya hemos comentado que su comportamiento cambia bastante en la época de cría. Su comportamiento defensivo es el que más debería preocuparnos, tanto por ellas como por nosotros. Su primera reacción defensiva consiste en arquearse para enseñar el vientre. En una segunda fase se tumban para mostrarlo, ya hemos dicho que el rojo significa amenaza. Si aun después de estos avisos nos empeñamos en manipularlas, segregarán un líquido blanquecino que irrita las mucosas. Sin embargo, la grasa de nuestras manos es muy perjudicial para las bombinas, por lo que deberíamos manipularlas lo mínimo, o usar guantes de látex. Se excitan especialmente tras pulverizar agua en el ambiente y son bastante glotonas. No conviene mezclarlas con animales más pequeñas que ellas, porque si cabe en su boca, lo devorarán. Incluso a sus propias crías, por lo que es importante no intentar la cría de los renacuajos en el tanque general.

Protección

Actualmente, la Bombina orientalis no se encuentra protegida por el convenio CITES, aún así, es conveniente guardar la factura de compra o el criador debe hacer una cesión adjuntando copia de la factura de compra de los padres.

Bibliografía

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 6.0/6 (2 votes cast)
El sapo de vientre de fuego oriental (Bombina orientalis). Experiencias en terrario., 6.0 out of 6 based on 2 ratings

Acerca del autor: José María López Sánchez

Presidente de SO.HE.VA., miembro de Chelonia 2002, ESF y TSA Europe. Asociarse es importante.

2 comentarios

  • alononso mata

    19 de March de 2013

    Responder

    las bombina orientalis las puedo dejar q les de la lus del sol no le spasa nada y dejarlas en el esterior

    • Clemente López Giner

      19 de March de 2013

      Responder

      Hola, Hay socios de soheva que las mantienen todo el año en exterior (cerca de Valencia), y criando perfectamente. Tienen que tener sus refugios y lugares de sombra, así como una pequeña charca con plantas. Saludos

Deja un respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Nube de etiquetas

Vídeos (socios)